¿Dónde estamos y de dónde venimos?

¿Dónde estamos y de dónde venimos?

Apapachoa nace en Béjar, como un legado de su industria textil. En esta pequeña localidad situada al sur de Salamanca, se encuentran los talleres Apapachoa.

La industria textil de Béjar: “la Manchester castellana

A pesar de ser una localidad ganadera inicialmente, la historia de Béjar fue altamente influenciada y marcada por la industria textil lanera desde el siglo XIII de la nueva era cristina gracias a que:

  • Alfonso X despojó de privilegios a los bejaranos dedicados a la crianza de ganado ovino.
  • Se inició la elaboración en grandes cantidades de paños, confección pionera de la industria textil bejarana. Los pequeños centros de fabricación, que estaban bajo la tutela de Duques, empezaron a crecer y consiguieron hacerse hueco dentro del mercado español.

Así, su principal riqueza empezó a provenir de la industria textil, llegando a ser conocida como “la Manchester castellana” en los años de mayor bonanza económica.

Béjar, la manchester castellana
Béjar, “la Manchester castellana”

La llegada de los maestros flamencos

A finales del siglo XVI el duque Francisco de Zúñiga, a petición del Concejo de la villa, manda construir un tinte, de cuya explotación se hace cargo la propia Casa Ducal. Así , empezó a haber un aumento de la actividad industrial.

Los maestros flamencos en Béjar
Los maestros flamencos en Béjar
Fuente: Historia de Béjar

Pero un problema importante a solucionar era que en Béjar por entonces sólo se fabricaban paños bastos.

Como las exigencias del mercado eran cada vez mayores, la madre y la viuda del Duque de Béjar: Teresa Sarmiento y María Alberta de Castro, firmaron un contrato en 1691 con varios maestros flamencos, naturales de Bruselas. Este contrato les obligaba a pagar a la villa de Béjar y residir en ella, con el fin de modernizar la industria. Así, se alojaron en la calle denominada “FLAMENCOS”, donde actualmente se encuentra el taller de Apapachoa; y a partir de su llegada, los maestros flamencos modernizaron la artesanía convirtiéndola en una dinámica y creciente industria textil.

Actualmente, Béjar, goza de un gran patrimonio industrial que hoy se trata de valorizar; como las fábricas textiles que han resistido crisis y que han dado lugar a la Ruta de las Fábricas Textiles: paseo que transcurre a lo largo del río Cuerpo de Hombre, en el norte de Béjar y que sirvió de escenario natural para el asentamiento del tejido industrial.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Cesta
  • No hay productos en la cesta.